יום רביעי, 22 באפריל 2015

יום העצמאות 2015 Yom Haatzmaut

ב״ה


Aquel viernes 5 de Iyar de 5708 (14 de mayo de 1948), víspera de Shabat, todo era primerizo en un Hotel del bulevar Rotchschild. Antes de convertirse en Hotel fue la residencia de Meir Dizengoff, el primer alcalde judío de la primera ciudad judía tras 2000 años en esta tierra. En aquel mismo lugar el primer Primer Ministro de Israel y también primer Ministro de Defensa David Ben Gurión (1948-1954 y de nuevo Primer Ministro y Ministro de Defensa 1955-1963), pronunciaba las palabras de la Declaración de Independencia que marcaron oficialmente el final del forzado exilio judío; "el derecho natural del pueblo judío de ser dueño de su propio destino, con todas las otras naciones, en un Estado soberano propio". El sionismo, el Movimiento de Liberación del Pueblo judío, acababa de ver cumplido su principal objetivo. Teníamos un Estado.

David Ben Gurión proclamando la Independencia de Israel

Horas después declarada la independencia tropas de cinco naciones árabes seguidas por voluntarios libios, saudíes y yemeníes nos atacaron por el norte, el sur y el este con la única intención de expulsarnos hacia el oeste: hacia el mar. El relevo europeo sustituyó a las cámaras de gas por el agua del mediterráneo. “Echemos a los judíos al mar” era la consigna que se gritaba en todo el mundo árabe.


Un nuevo holocausto se cernía sobre nuestro pueblo y, de nuevo, una Europa y unos Estados Unidos mirando hacia otro lado protegiendo sus intereses los cuales no eran, en esos momentos, los de salvar judíos.
Pero sobrevivimos como lo hicimos por siglos en esta tierra.
Han pasado 67 años y continuamos siendo firmes a lo escrito en la declaración de la independencia:




 "Eretz Israel ha sido la cuna del pueblo judío. Aquí se ha forjado su personalidad espiritual, religiosa y nacional. Aquí ha vivido como pueblo libre y soberano; aquí ha creado una cultura con valores nacionales y universales".




Seguimos forjando nuestra personalidad espiritualidad, religiosa y nacional. Seguimos viviendo como pueblo libre y soberano manteniendo nuestra cultura de valores nacionales y universales aunque no nos haya resultado nada fácil. Aquí renació una lengua muerta y se mantuvo viva convirtiendo el resultado en obras de Premio Nobel. Del desierto han florecido bosques y en las zonas arenosas fueron levantadas ciudades.


Desde que Theodore Hertzl nos permitió soñar con un Estado para todos los judíos y nos aseguró que sería posible sólo si queríamos, la Esperanza de ser un Pueblo libre en nuestra tierra, como cita la Hatikvá, ha llegado hasta el punto de situar a Israel en un lugar privilegiado en el mundo y en la historia. Somos uno de los ocho países con tecnología suficiente para enviar a un hombre al espacio así como de lanzar nuestros propios satélites. Cada oficina, cada hospital y cada hogar de cualquier parte del mundo poseen alguna patente israelí como programas informáticos, telefonía móvil con cámara y mensajería a tiempo real, aparatos de oncología o incluso diversos medicamentos, algunos vitales para el ser humano. Nuestro país cuenta con más Premios Nobel que muchas naciones europeas y todo el mundo árabe.
Hertzl lo sabía y no dudó en luchar por este sueño hasta el mismo día de su muerte. Poco antes de este trágico suceso escribió: 

Theodore Hertzl
La Tierra Prometida, donde estará permitido tener la nariz y las piernas torcidas y gastar barbas negras o rojas, sin ser por ello despreciable. Donde, finalmente, podremos vivir como los hombres libres en nuestra propia tierra y morir, tranquilamente, en nuestra propia patria. Donde se nos tributarán honores en premio a grandes obras. De suerte que la palabra injuriosa de ´judío´ llegará a ser un título de honor… De suerte que nuestro Estado nos permitirá educar a nuestro pueblo para las tareas que todavía se hallan más allá de nuestro horizonte. Dios no habría conservado a nuestro pueblo durante tanto tiempo, si no tuviéramos que cumplir todavía una misión en la historia de la humanidad”.



Debemos sentirnos orgullosos de ser israelíes. De ser ciudadanos de un país que vela por nuestro pueblo. Un pueblo que, castigado por siglos, es libre desde hace 67 años y protegido por un Estado Judío y Democrático. Una protección que viene del cielo en forma de soldados, porque si de algo estamos seguros es que no volveremos a ser llevados a las cámaras de gas ni seremos amenazados de nuevo con echarnos al mar mientras que nuestros soldados, el ejército israelí, siga protegiendo a cada judío y al conjunto de la sociedad israelí como hasta ahora.
 Para que nuestro recuerdo con quienes sacrificaron sus vidas por la supervivencia del Estado de Israel no desaparezca, el día anterior al Día de la Independencia conmemoramos Yom Hazicarón, el Día del Recuerdo de los Caídos en los Conflictos de Israel y de las Víctimas de Actividades Terroristas. Y recordamos a los caídos en la Guerra de Independencia (1948-1949), en la que murieron 4.000 soldados y 2.373 civiles, en la Campaña del Sinaí o Guerra de Desgaste (1956), con un total de 177 vidas perdidas, en la Guerra de los Seis Días (1967), con un coste de 1.424 vidas, en la Guerra del Yom Kipur (1973), con 2.656 caídos, en la Operación Paz para Galilea (o Primera Guerra de Líbano) (1982), donde 1.216 perdieron la vida, y en la Segunda Guerra de Líbano (2006) con 119 bajas.
Añadir a esta lista los Conflictos de Gaza de "Plomo Fundido" (2008-2009), con un coste de 11 soldados y 4 civilesת “Pilar Defensivo” (2012), con un saldo de 2 soldados muertos y 4 civiles y "Tzuk Eitan" (2014) con un saldo de 63 soldados y 3 vaciles muertos a consecuencia de los cohetes lanzados desde la Franja de Gaza. Desde 2001 la población civil del Sur de Israel (un millón y medio de personas) ha estado y está bajo amenazada por un continuo ataque de misiles lanzados desde la Franja de Gaza por distintas facciones palestinas con un total, hasta la fecha, de 42 muertos. Durante la última escalada de violencia iniciada por Hamás, el 80 % de los civiles israelíes estuvieron bajo el alcance de los misiles del grupo terrorista, durante los meses de junio y julio pasados.

La sociedad israelí ha sufrido también numerosas pérdidas durante la Primera Intifada (1987-1993), con un total de 160 israelíes muertos y la Segunda Intifada (2000- 2005), que se cobró la friolera cifra de 1.011 israelíes muertos en atentados terroristas de los cuales más del 70% eran civiles.

Así como también recordaremos a las 2 víctimas por impacto directo de misiles Scud-B lanzados por Sadam Husseim durante la Guerra del Golfo (1991), sobre las ciudades de Tel Aviv y Haifa y 3 víctimas más por ataque cardíaco a consecuencia del shock.

Sin olvidarnos de los 16 diplomáticos israelíes que sacrificaron sus vidas representando a Israel en el extranjero.

A esta lista añadir, también, los 1.626 fallecidos desde 1860, cuando los judíos jeorololitanos dejaron la Ciudad Vieja de Jerusalem para asentarse fuera de las murallas.

Como podemos comprobar seguimos luchando por nuestro derecho a sobrevivir pese a tener un Estado. El odio que se cierne sobre nosotros no es porque seamos israelíes si no por nuestra condición de judíos. Durante dos mil años nos acusaron de ser los asesinos de Dios, de transmitir la peste e incluso de beber la sangre de niños cristianos. Y hoy nos acusan de ser israelíes o sionistas. Siempre seremos acusados de ser los responsables de algo. Sin embargo nuestra única responsabilidad para con nuestra historia es seguir siendo judíos y estar orgullosos de ello.


Sigamos soñando y creciendo como hombres libres sabiendo que, como diría Hertzl, aún nos quedan muchas cosas por hacer.

No seamos historia. Seamos parte de la Historia de Medinat Israel
Feliz Yom Haatzmaut.










--------            Yom      Haatzmaut Sameaj          .
 יום העצמאות שמח 
Feliz      Día    de        la       Independencia  l

1948 - 2015


Yom Jamishí 4 de Iyar de 5775 
       Miércoles, 22
 de abril de 2015

דוד יאבו
David Yabo


יום שלישי, 21 באפריל 2015

יום הזכרון לחללי מערכות ישראל Día del Recuerdo de los Caídos en los Conflictos de Israel


Comienza oficialmente Yom HaZicarón lejalaléi maarajot Israel venifgaéi peulot Haeibá 

יום הזכרון לחללי מערכות ישראל ונפגעי פעולות האיבה 

el Día del Recuerdo de los Caídos en los Conflictos de Israel y de las Víctimas de Actividades Terroristas.


También recordamos a 16 los miembros del cuerpo diplomático israelí 
que perdieron su vida representando a Israel en el exterior




Edna Peer
4 May 1970, Asunción

Efraim Elrom
23 May 1971, Estambul

Dr. Ami Shehori
19 September 1972, Londres

Giora Raviv
29 April 1975, Johannesburgo

Ety Tal-Orr
19 March 1986, El Cairo

Ehud Sadan
7 March 1992, Ankara

David Ben-Rafael
17 March 1992, Buenos Aires

Eli Ben-Zeev
17 March 1992, Buenos Aires

Eliora Carmon
17 March 1992, Buenos Aires 

Shira Troper-Arnon
2 January 1995, Lagos

Aviv Cohen
27 September 1996, Santo Domingo

Sorek Gefen
2 March 1999, Amman

Azi-Elazar Brosh
3 August 2001, Bishkek 

Orit Ozerov
March 9, 2002, Jerusalén 

David Diego Ladowski
July 31, 2002, Jerusalén 

Shlomo Argov
February 23, 2003 Londres / Jerusalén





יום רביעי, 15 באפריל 2015

יום השואה 2015 Día del Holocausto

ב״ה



Comienza oficialmente en Israel el Día en Recuerdo de la Shoá y del Heroísmo, por los que perecieron y sufrieron millones de judíos de toda Europa.


La Alemania Nazi junto con sus colaboradores, fueron responsables del exterminio de más de 6.000.000 de judíos, una tercera parte de nuestro pueblo, convertida en humo haciendo de Europa el mayor cementerio judío del mundo.

Por todos aquellos, para que su memoria no se olvide, recordémoslos siempre.

Y como cada año, para el recuerdo, pongo mi granito de arena.


Asher Schieber z"l, el abuelo de mi marido, nació el 13 de diciembre de 1917 en TřinecAntigua Checoslovaquia, en plena fiesta de Januka.


Asher, que murió en agosto de 2014 (96 años), sobrevivió a la Shoá junto con su madre Saly Sara Frenkel z¨l y con la que se convertiría dentro del campo en su mujer Bina (de soltera WalzerSchieber (1923-1991), z¨l. Los tres fueron deportados, junto con otros de sus familiares, al Campo de Trabajo de Kopaygorod en Transnistria, en la actual Ucrania, el 30 de agosto de 1941. Previamente Asher había servido en el ejército rumano durante la II Guerra Mundial, pero expulsado más adelante por su condición de judío.

Unos meses después, el 3 de diciembre de 1941Asher y Bina contrajeron matrimonio en el Campo, suponiendo que el final de sus vidas no tardaría mucho en llegar debido a las condiciones del lugar. Varios miembros de la familia murieron de tifus y de hambre durante su estancia en Transnistria.



Terminada la guerra y tras su liberación, el 15 de marzo de 1944, regresaron a Gura-HumoraBukovinaRumania, para tratar de recoger los pocos pedazos que quedarían de sus vidas. Durante su estadía nació su primera hija Rut, que falleció poco tiempo después. Sin embargo el odio y el antisemitismo aun permanecían en Rumania, aun después de la guerra.


Tres años después decidieron emigrar a la Palestina del Mandato Británico, vía Bulgaria, tras conocerse la noticia de que la ONU había aprobado el Plan de Partición. Los judíos, a partir de entonces, tendrían ya un lugar al que llamar hogar y no sentirse perseguidos.

Embarcaron en el Kibuts Galuyot, que junto con su hermano gemelo el Haatzmaut, ambos capitaneados por un vasco republicano de nombre Esteban Hernandorena Zubiaga o Capitán Steve como era reconocido por la tripulación, fueron las dos embarcaciones más grandes en la historia de la inmigración ilegal judía: unos 15.000 judíos en total se disponían a cumplir su sueño de ser hombres libres.

Sin embargo, y debido a la negativa inglesa de permitir la emigración judía a Palestina, fueron interceptados el 31 de diciembre de 1947 por el ejercito británico en el estrecho de Dardanelos en el bósforo, y deportados a Chipre hasta 1949.

Llegaron a Israel en 1949, donde terminaron sus días junto a familiares y amigos.


Le sobreviven 2 hijos*, 7 nietos y 12 biznietos.


* además de Rut también murió como consecuencia del Tifus otro hijo, este en Israel, llamado Dov.







Este día mi familia recuerda especialmente a varios miembros que perdieron en Europa, más concretamente en Transnistria.

Haz click en el nombre para leer la Hoja de Testimonio en la página de Yad Vashem.


Berl Schieber (24) z"l, nacido en 1918. Murió de hambre en 1942 en el gueto de Kopaygorod.

Shifra Kessler  (65) z"l, nacida en 1877. Murió de Tifus en 1942 en el gueto de Shargorod.

Mendel Schieber (65) z"l, nacido en 1877. Murió de Tifus en 1942 en el gueto de Shargorod.

Sheige Shieber (58) z"l, nacida en 1884. Murió de hambre en 1942 en el gueto de Shargorod.

Feige Rubin Schieber (64) z"l, nacida en 1878. Murió de hambre en 1942 en el gueto de Shargorod.

Liba Laufman Schieber (55) z"l, nacida en 1888. Murió de Tifus en 1943 en el gueto de Murafa.

Pepi Schieber (48) z"l, nacido en 1894. Murió de Tifus en 1942 en el gueto de Obodivka.



Mapa del Campo de Transnistria, entre la actual Ucrania y Moldavia.






Yom Jamishí  27 de Nisán de 5775 
       Miércoles, 15 de abril de 2015


דוד יאבו
David Yabo

יום שישי, 3 באפריל 2015

חג עליה Fiesta de la Aliá

ב"ה



La historia de Pesaj, que se encuentra en el libro de Shmot (Éxodo), relata como en el 15 de Nisán de 2.448 (año 1.313 antes de la Era Común) con mano fuerte nos liberó el Eterno de Egipto, enviando a Moshé Rabeinu junto a su hermano Aharón, de la esclavitud que el Faraón mantenía sometido a los hijos de Israel durante al menos 210 años.

Pesaj, que viene del verbo "salterar" puesto que HaShem salteó las casas de los hijos de Israel tras el último golpe (makot) a Egipto, celebramos nuestra salida de la esclavitud de Egipto y con ello el nacimiento de la Nación Judía.

Cada día debemos de salir de Egipto.

Hoy día, y después de 3.327 años, seguimos siendo esclavos. Esta esclavitud se traduce por la obsesión con lo material, la constante acumulación de riquezas, de conseguir poder e influencias, de vivir por y para nosotros consumiéndonos en una espiral egoista o caer en el error de buscar falsos ídolos que solo nos aportan un poder instantáneo y una falsa ilusión de felicidad.  Tenemos la oportunidad durante esta fiesta de reflexionar sobre nuestras acciones y sobre nuestros valores afianzando estos últimos para conseguir ser hombres libres. Por que liberarse siempre debe implicar un cambio positivo. 

Cuando nos decidimos a cambiar algo lo hacemos para mejorar nuestras vidas, o las del prójimo, y con ello conseguimos dos principales objetivos: sentirnos bien con nosotros mismos y el afán de superarnos cada día, por que la vida está llena de metas a alcanzar. Es entonces, y solo entonces, cuando podremos empezar a considerarnos hombres y mujeres completamente libres. Y de este modo cada día estaremos salido de Egipto. 

El gran "salto".

Podremos liberarnos de un empleo mal pagado, una relación problemática, amistades que te llevan por un mal camino, etc. O podemos dar el gran "salto", como muchos ya hemos hecho, y liberarnos de nuestro país de nacimiento para retornar a la tierra de nuestros ancestros. Pesaj debiera de ser también la festividad de conmemoración y recuerdo personal de nuestra Aliá puesto que este derecho, el de todo judío a retornar a la Tierra de Israel, nace precisamente en Pesaj. E incluso en la misma Hagadá de Pesaj se nos insta a hacer Aliá con la frase: "El año que viene en Jerusalem".

La historia nos cuenta que HaShem nos sacó (a todos) de la tierra de Egipto, de la esclavitud y de la servidumbre.
No sacó solo a los más religiosos o a los laicos. No solo los ricos o a los más pobres. Tampoco se decantó solo por los más sobresalientes o por los ignorantes. Nos sacó a todos. Al conjunto. A todo Am Israel, unidos con un ideal y objetivo común de retornar a la Tierra de nuestros ancestros para vivir en una Nación Judía como hombres libres.

Por esa razón yo veo en Pesaj algo más que una festividad donde escuchamos en una noche distinta a las demás noches, como hace tres milenios nuestros antepasados salieron de un país donde eran esclavos. Pesaj fue ayer, es hoy y será mañana. Pesaj es para todos los que decidimos hacer Aliá la necesidad de libertad que como judíos, como pueblo, ansiábamos. 

En la noche del Séder, cuando leyáis o escuchéis la Hagadá de Pesaj recordad vuestra salida de Argentina, Chile, Uruguay, México, Paraguay, Cuba, Ecuador, Puerto Rico o España. Recordadla con mucha alegría por que nosotros también fuimos esclavos en busca de la libertad.

Jag Pesaj Sameaj veKasher, de todo corazón.






Yom Shisi 13 de Nisán de 5775 
       Viernes, 3 de abril de 2015


דוד יאבו
David Yabo